Colegio oficial de Químicos y Asociación de Químicos | CRÓNICAS DE LA VACUNA ANTI COVID-19 (15-11-20): EL IBEX, EL GOBIERNO Y…BIENVENIDO MR. PFIZER.
19049
post-template-default,single,single-post,postid-19049,single-format-standard,cookies-not-set,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge | shared by vestathemes.com,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

CRÓNICAS DE LA VACUNA ANTI COVID-19 (15-11-20): EL IBEX, EL GOBIERNO Y…BIENVENIDO MR. PFIZER.

CRÓNICAS DE LA VACUNA ANTI COVID-19 (15-11-20): EL IBEX, EL GOBIERNO Y…BIENVENIDO MR. PFIZER.

Cuando el  pasado lunes, 9,  Mediterráneo 8 Televisión me anunció que me iba a entrevistar al día siguiente para preguntarme sobre el significado del anuncio de Pfizer de tener una vacuna de una eficacia mayor del 90% me pregunté si el impacto sobre la bolsa de Nueva York iba a ser similar al tenido sobre el IBEX.

Para mi (relativa) sorpresa, al día siguiente vi que el Dow Jones había subido un modesto 2,95% , el Standard & Poors un 1,17% y el Nasdaq había bajado (-2,16%). En una palabra, el impacto sobre la principal bolsa norteamericana de la noticia había sido muy suave. Estaba claro que habían descontado la novedad. ¿El motivo? Si Pfizer  hace más de un mes que dijo que esperaba la Aprobación de Emergencia  del FDA para finales de noviembre y no se han reportado incidencias negativas sobre ningún  voluntario de los que se han vacunado, es evidente que  la compañía está cerca de tener el remedio en sus manos. No news, good news.

¿Por qué ha subido tanto el IBEX (un 8,57%) , más del doble  que el índice paneuropeo  STOXX 600 (algo más del 4%) ? Hay un conjunto de factores:   desde luego, está  la euforia de “tener la vacuna” en una sociedad deprimida en lo anímico. Luego, parece que había  en Bolsa vencimientos de muchas posiciones “cortas” que había que resolver y el momento se ha hecho idóneo por el anuncio. Además, supongo que propio “agit  prop” de las empresas cotizadas ha atizado el fuego.

Entonces ¿no es una buena noticia? Al contrario, tal y como dije en la entrevista citada se trata de  una noticia excelente  por dos motivos. Primero porque la  empresa se siente suficientemente segura como para anunciar públicamente que tiene la vacuna casi lista, esto es, que hasta ahora no ha habido efectos adversos. Segunda, porque la eficacia que dice tener ese el 90%, lo que es una cifra muy elevada. No cabe dudar de la veracidad de la misma porque si Pfizer va a presentar la solicitud pronto al FDA no puede contradecirse de manera flagrante, aunque sí puede ocurrir que cuando se alcance el nivel de 164 infectados del grupo de prueba – según le ha exigido el FDA para poder darle el placet– quizá el ratio de eficacia no llegue a esta cifra.

Ahora bien, las dificultades para una campaña de vacunación tan colosal en España son múltiples:

*Primera, la cantidad disponible. Pfizer dice que puede fabricar este año 50 millones  unidades (hasta donde sabemos, ya la está produciendo) y el año que viene la UE le ha comprado 200 millones, ampliables a 100  más, de los que a España les correspondería 30. Pero como hay que aplicar dos dosis (la segunda en fecha fija estricta una vez se ha puesto la primera) esto nos daría, en el mejor de los casos para sólo 15 millones de personas a lo largo del año.

*Segunda, los materiales: ¿tenemos 30 millones de jeringuillas en España?

*Tercera,  distribución: Tal y como indiqué en la citada entrevista en Mediterráneo TV, donde mostré los envases que Pfizer ha diseñado para el transporte criogénico de las vacunas, este requiere que viajen a entre 70 y 80 grados bajo cero. También vieron los espectadores la caja que engloba el envase de las vacunas, que  va a contener hielo seco para que aguante hasta diez días fuera del congelador. Pero es inevitable que sea necesario -y conveniente- poder almacenar las vacunas en ultracongeladores porque no es esperable un sistema de distribución tan eficiente que no genere existencias. Los hospitales no tienen este tipo de congeladores ni los centros de salud porque las vacunas habituales se guardan en la nevera. ¿Cómo se va a solucionar este asunto?

Dejo a un lado  problemas  importantísimos de tipo ético:  ¿Quién se vacunará  antes (sí, los grupos de riesgo, pero si no hay para todos…)? ¿Y el que no se quiera vacunar? ¿Será el Estado responsable subsidiario de los casos de rechazo o enfermedad que pueda haber? ¿Cómo se distribuirá entre las Comunidades Autónomas?

En fin, el Gobierno debería hacer un plan de vacunación de urgencia y tener un plan B por si fallara en  última instancia la de Pfizer. Una misión casi imposible.

 

No hay comentarios

Escribe un comentario