Colegio oficial de Químicos y Asociación de Químicos | Crónica de la vacuna anti-COVID (28-03-21). Disputas en la UE por el reparto de las vacunas
19333
post-template-default,single,single-post,postid-19333,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge | shared by vestathemes.com,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-19319

Crónica de la vacuna anti-COVID (28-03-21). Disputas en la UE por el reparto de las vacunas

Crónica de la vacuna anti-COVID (28-03-21). Disputas en la UE por el reparto de las vacunas

Siete países de la Unión Europea, encabezados por Austria, se quejan de haber recibido menos dosis que los demás. La Comisión Europea está pagando en forma de críticas  el  haber apostado principalmente por la vacuna de AstraZeneca. Pero piden un esfuerzo solidario por parte de los demás.

 

Política doméstica

El jueves pasado, día 25,  el presidente de la Comisión dio a conocer las últimas cifras de vacunación: hasta el momento, se han inyectado 62 millones de dosis en la UE. Contra los 77 millones que se habrían exportado fuera de la UE desde principios de diciembre, afirma Ursula von der Leyen.

En el origen de la polémica, las recriminaciones de un grupo de siete países que se consideran agraviados. Austria, en particular, se quejó mucho de que no había recibido una cantidad de dosis comparable a la de otros países. En Bruselas, el argumento básico de esta queja no convence a nadie y se interpreta como  una maniobra del canciller Sebastian Kurz, debilitado, apuntando a objetivos políticos internos.

«Por defecto, las vacunas se distribuyen en proporción a la población», explica una fuente a la Comisión para quien «cualquier desviación de estas cifras es el resultado de un compromiso negociado entre los Estados miembros». Angela Merkel, al frente del Bundestag, además pretendía demostrar, el jueves por la mañana, que la situación habría sido mucho peor sin la coordinación europea: en tal escenario, los «cimientos del mercado único» habrían «temblado», estimó la Canciller alemán.

En realidad, los denunciantes son víctimas de la elección que hicieron, al inicio de la vacunación, de apostar principalmente por AstraZeneca, la vacuna más barata y que parecía a priori la más fácil de usar … pero cuyas entregas para el primer trimestre no lograrán alcanzar un tercio de las cifras inicialmente esperadas.

El Reino Unido: una estrategia que no deja huellas dactilares.

La controversia se refiere en particular al uso que se hará de un próximo lote de 10 millones de dosis de Pfizer-BioNtech. El gobierno austriaco quisiera distribuirlos exclusivamente entre los 7 países agraviados. De ninguna manera, replican la mayoría de los estados miembros, prefiriendo, por ejemplo, la propuesta alemana sobre este tema.

Berlín sugiere tomar 3 millones de dosis de cada 10 para distribuirlas solo en países donde la vacunación es realmente muy lenta (Bulgaria, Letonia, Croacia, Eslovaquia y República Checa)… pero no a  Austria o Dinamarca. «Es importante mostrar solidaridad con los países en dificultad, pero ningún estado miembro puede culpar a otros por las decisiones que ha tomado como soberanos», afirma una fuente europea molesta por la postura de Austria. Tras el Consejo Europeo, el tema debería ser tratado de nuevo, en los próximos días, a un nivel más técnico.

En cuanto al mecanismo destinado a dotar a la UE de los medios para bloquear determinadas exportaciones de vacunas, se trataba de obtener el jueves la aprobación de los líderes, a pesar de las dudas expresadas por países como Suecia, Bélgica, Holanda o Irlanda. Como están en minoría, no parecían capaces de bloquear un dispositivo cuya vocación es, sobre todo, obligar al Reino Unido a poner fin a su estrategia de recibir dosis europeas sin enviar nunca las de Astra Zeneca,  que producen localmente,  al continente. Una estrategia inteligente, implementada «sin dejar jamás huellas dactilares por ningún lado», bromea una fuente de la Comisión, es decir, para que no se formalice legalmente en contra ninguna iniciativa. Pero que, a partir de ahora, ya no engaña a nadie en Bruselas.

No hay comentarios

Escribe un comentario