Colegio oficial de Químicos y Asociación de Químicos | Crónica de la vacuna anti-Covid (19-09-21): el problema de la caducidad de las vacunas.
19857
post-template-default,single,single-post,postid-19857,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge | shared by vestathemes.com,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-19319

Crónica de la vacuna anti-Covid (19-09-21): el problema de la caducidad de las vacunas.

Crónica de la vacuna anti-Covid (19-09-21): el problema de la caducidad de las vacunas.

Según datos del Ministerio de Sanidad (17-09-21), más de seis millones de vacunas esperan en las neveras de los centros de salud y los «vacunódromos» españoles para ser inoculadas. Una espera con fecha de caducidad. Y el problema no se reduce a nuestro país. La falta de planes internacionales de donación a los países en desarrollo puede llevar a un nuevo drama: que no se puedan aplicar a la población más necesitada.

Vacunas delicadas

Las vacunas Pfizer y Moderna, las más utilizadas internacionalmente tienen una vida útil de seis meses si se mantienen congeladas a entre 60 y 90 grados bajo cero. Pero una vez se trasladan a los puntos de vacunación y se descongelan, los sanitarios tienen un mes para administrarlas. Bajo estas premisas, los equipos de enfermería piden semanalmente un número de viales según sus previsiones, y una vez salen del congelador, empieza la cuenta atrás.

En España a 17 de septiembre había más de seis millones de vacunas en existencias. El 78,8% de la población ha recibido ya al menos una dosis y el 75,4% las dos, así que cada vez hay menos pacientes disponibles, pero siguen llegando vacunas. De hecho, según los datos de Sanidad, en septiembre tendrían que recibirse otros 16 millones más hasta completar los 93 millones de dosis adquiridas en los tres primeros trimestres del año. Un número más que suficiente para inmunizar a toda la población española, aunque por ahora solo se está vacunando a los mayores de 12 años.

El destino de las vacunas sobrantes

La ministra de Sanidad declaró la semana pasada, que, antes de que caduquen, las vacunas van a ser donadas o vendidas a terceros países pero no existen planes que permitan donarlas al ritmo necesario para que no se acumulen más, por lo que se está pidiendo a las farmacéuticas que se retrasen la entrega de los pedidos.

Así, España ha donado, por ejemplo, a Nueva Zelanda,  250.000 dosis de Pfizer. Además, recordó Darias, España ya «ha entregado 5,8 millones de vacunas» a través de Covax (el dispositivo puesto en marcha por la ONU para asegurar el acceso global a las vacunas), siendo «el tercer país de la Unión Europea que más vacunas ha donado».

Ahora bien, donar vacunas a punto de caducar sin donar frigoríficos es un ejercicio estéril.

Así lo asegura Raquel González, responsable de Relaciones Institucionales de Médicos Sin Fronteras (MSF) citando los datos recogidos por distintos estudios e informaciones publicadas por medios como el Washington Post. «Hace muy pocos días Estados Unidos comunicó que había tirado 15.000.000 de vacunas porque se les habían caducado», asegura la portavoz de MSF. A estos 15 millones se suman:

  • 80.000 dosis caducadas en Israel.
  • 73.000 dosis caducadas en Polonia.
  • 160.000 dosis de la vacuna rusa en Eslovaquia.

¿A qué se debe el exceso de vacunas?

Los países occidentales  han acaparado una cantidad enorme de vacunas para tenerlas «preposicionadas», explica Raquel González, pero hay otros países a los que apenas les han llegado. Además, cuando se quieren mandar los excedentes de dosis a terceros países a través de la estrategia Covax u otra herramienta, lamentablemente llegan tarde y casi a punto de caducarse, «lo que hace más complicada su aplicación en tiempo y forma», indica la experta.

De este modo, «la brecha de la vacunación entre los países ricos y los países de bajos ingresos no solo es enorme, sino que crece cada día», asegura la responsable de MSF. Con los 5.640 millones de vacunas que ya se han administrado en todo el mundo, se ha vacunado al 40% de la población. Un reparto perfectamente desigual.

.

 

No hay comentarios

Escribe un comentario